Las personas que venden sus productos o servicios (incluso en tiempos de crisis) y parece que nunca tienen una mala racha, ¿cómo lo hacen?

Si quieres saber por qué algunas personas aumentan sus ingresos gracias a vender lo que ofrecen de forma constante, en esta página te lo voy a mostrar.

Las personas que venden sus productos o servicios (incluso en tiempos de crisis) y parece que nunca tienen una mala racha, ¿cómo lo hacen?

Si quieres saber por qué algunas personas aumentan sus ingresos gracias a vender lo que ofrecen de forma constante, en esta página te lo voy a mostrar.

Soy Jordi Llorens. Pateo la calle haciendo puerta fría y llamadas frías y obtengo muy buenos resultados.

Si lo que necesitas es vender (o vender más) yo te ayudo a conseguirlo.

Eso no quiere decir que vayas a tener la agenda llena de clientes en dos días. Ni que el próximo jueves ya seas rico.  
 
Mi propuesta es para gente que sabe que aprender algo que realmente merece la pena requiere de su interés y acción.
 
Ah, por si lo de los títulos te interesa,  soy el coach número 11281 certificado por la Asociación Española de Coaching (ASESCO).
En contra de lo que algunas personas creen, vender no es algo malo sino el motor de la economía y, además, lo hacemos todos cada día aunque no nos demos ni cuenta.
 
Cuando hablamos de vender tu producto o servicio, obtener los resultados que quieres no tiene nada que ver con haber nacido con facilidad para la venta. Es algo más sencillo y que está al alcance de cualquiera. Luego te hablaré de cómo me di cuenta de ello, 
pero antes te debo contar que mi primer año en la venta de seguros fue duro. 
 
Muy duro.
 
Había terminado la universidad hacía un mes y estaba desencantado con lo que había estudiado. Estudié derecho sin ser vocacional y, después de hacer prácticas durante un año en dos despachos de abogados sin cobrar ni un euro, me di cuenta que no quería dedicarme al derecho. 
 
Me gustaba estudiar pero no la practica profesional. Sentia que aquello era lo que los demás esperaban de mí, pero no era lo que yo deseaba hacer. No era auténtico conmigo mismo.
 
Me puse a buscar (otro) trabajo y, a través de una plataforma de empleo, me salió la opción de trabajar en el mundo comercial. Me presenté a la entrevista y entré.
 
Cada mañana a las 9h entraba por la puerta de la oficina de Nationale Nederlanden. Era una oficina común bastante grande, sólo había 2 despachos individuales para las visitas con los clientes, y una sala para las reuniones y formaciones grupales. 
 
Mi puesto de trabajo estaba en la zona común, en frente de mi jefe de equipo y junto a una compañera que llevaba unos 6 meses allí.
 
Nada más llegar, lo primero que miraba era el email, cruzando los dedos esperando que hubiese alguna respuesta aceptando una visita ese día. El 99% de las mañanas no aparecía nada nuevo.
 
Sin tener estrategia ninguna ni modelo a seguir, lo que hacía era hacer llamadas a desconocidos, intentando convencer a alguno de mis interlocutores para tener una visita y, de esa forma, poder ofrecer los productos y tener una oportunidad para venderlos. 
 
Pero, pese a mis largas jornadas de trabajo, no conseguía llegar a objetivos, no conseguía que la gente me comprara
 
Durante el primer mes no conseguí ninguna venta.
 
Cero. 
 
Mi frustración iba en aumento, me afectaba demasiado el “no”. En aquel momento no sabía que, en muchos casos, ese no es transitorio.  
 
No tenía ni idea de ventas.
 
Cuando se me acababa la gente a quien llamar, me metía en el coche y me iba a los polígonos de la zona a visitar empresas en frío. 
 
La mayoría de empresas ni siquiera me atendían. Las que lo hacían solía ser por pura por cortesía y apenas me dedicaban unos minutos. 
 
Y comprar, no compraban.  
 
Mi autoestima y mi confianza en mi mismo empezaron a verse afectadas. 
 
Y también mi bolsillo
 
Tenía que pagar el alquiler y los pocos ahorros que tenía iban bajando sin tener ningún ingreso. Aquella situación me generaba mucho estrés.
 
Finalmente tuve mi primera venta. Fue en abril el que podríamos llamar mercado cálido: mi primera clienta fue mi madre
 
Con esta venta, un plan de ahorro, llegué a objetivos ese mes. Llegó mayo y vendí otro plan de ahorro a un amigo de universidad, ese mes también llegué a objetivos. 
 
En junio vendí otro plan de ahorro y un seguro del hogar a través de una inmobiliaria con la que colaboraba. 
 
Aquel junio también llegue a objetivos pero, honestamente, aquellas ventas esporádicas estaban muy alejadas de proporcionarme una sueldo medianamente decente y mucho menos estable. 
 
Cuando llegó julio, empecé a ver la dificultad real del negocio
 
El objetivo comercial seguía en aumento, pero no así mis ventas. Había agotado las posibles visitas a mi círculo social más próximo, con lo que debía explorar nuevas vías para hacer visitas. 

No tenía más remedio que lanzarme al temido mercado frío. Y digo el temido porque mucha gente cree que no funciona, cuando lo cierto es que funciona muy pero que muy bien, aunque ciertamente requiere conocer y utilizar la estrategia adecuada.

La primera pregunta que me surgió en aquel entonces, y que seguramente te surge a ti ahora mismo, fue ¿por dónde empezar en el mercado frío?
 
Aquello me llevó a realizar el primer paso en mi proceso de venta: segmentar.
 
Segmentar significa dividir alguna cosa en partes más pequeñas. En mi caso, agrupé a mis potenciales clientes por características comunes. 
 
Decidí empezar a segmentar por profesiones, y empecé por los pintores de toda la provincia de Girona. Me salió una lista larguísima que aún conservo. Me preparé un pequeño discurso y los llamé uno a uno para concertar una visita con ellos. 
 
La mayoría me dijeron que no les interesaba, pero también hubo muchos que me dijeron que sí estaban abiertos a una visita, y de ahí salieron mis primeras visitas en el mercado frío.

Sin saberlo, estaba aprendiendo la primera lección importante en ventas: recibir un porcentaje de “noes” forma parte de la estadística para conseguir “síes”.

El primer cliente que cerré del mercado frío era un pintor autónomo que se llamaba Edgar. Nos reunimos un par de veces, hablamos por teléfono, les respondí a todas sus dudas y al cabo de unos días, en una llamada de seguimiento, me dijo que lo tiraba para adelante
 
Esa fue mi primera venta con un cliente de mercado frío. Y después de esa han venido muchas más. Muchas. 
 
Entre los años 2018 y 2019 facturé 85.800 euros para la empresa Nationale Nederlanden y en 2020, pese a la pandemia vivida, 48.000 euros. Más de 133.000 euros en 3 años, en lo que mucha gente considera la más dura de las ventas: seguros a puerta fría.
 
Antes te decía que obtener los resultados que quieres no tiene nada que ver con haber nacido con facilidad para la venta. 

Conseguir los resultados que deseas y vender lo que ofreces de forma constante tiene que ver con saber qué funciona, conocer la estrategia correcta y aplicarla.

Mis resultados no son fruto de capacidades o dones extraordinarios. Son el fruto de haber analizado el proceso de venta, comprobado lo que funciona y lo que no, y de haber creado una metodología propia que funciona.
 
Hoy en día sigo en ventas gracias al mercado frío. 
Porque el mercado frío, si lo sabes enfocar, funciona muy bien.

Si lo que necesitas es vender (y si tienes un negocio o servicio, lo necesitas), yo puedo ayudarte.

Lo hago a través de sesiones de coaching 1 a 1 aplicando el método GROW
 
Estas sesiones están enfocadas a vendedores autónomos, pero también trabajo con equipos de ventas de empresas. Si quieres saber más, aquí te hablo de mi servicio de mentoring. 
 
En estas sesiones hablamos de cosas como: 
  • Las 3 cosas que toda persona que empieza a vender hace mal, y qué solo el paso del tiempo y la pérdida de dinero harán que descubra. Si lo hace. 
  • Cómo cambian las cosas (a bien) cuando sabes cómo actuar de forma clara y consistente hacia tus objetivos
  • Los hábitos clave que no estás aplicando hoy en día y sin los cuales difícilmente tendrás los resultados que buscas. 
  • Qué son las preguntas poderosas y por qué es imprescindible hacerlas para conseguir ventas
  • Por qué aumentar tu confianza, mejorar tu empatía y tu conexión emocional son buenos aliados para tus ventas. Y cómo una cosa retroalimenta a las otras. 
  • Las mejores formas de aprender a escuchar de manera activa, y por qué son vitales para generar buenas conversaciones.
  • Cómo mejorar tu técnica de venta, y que no te acabe comprando solo tu madre. 
  • La pregunta sencilla, pero que casi nadie se hace, para distinguir inmediatamente si los motivos por los que no estás vendiendo son excusas o razones reales.
  • La razón por la que dar las cosas por supuesto te está haciendo perder ventas cada día
  • Como sentir comodidad y seguridad en la venta, y no parecer un(-a) vendedor(-a) de pócimas del oeste.
  • Por qué recibir consejos específicos no te ayuda, y qué cosas te van a beneficiar mucho más a la hora de vender. 
  • Cómo generar confianza en tus llamadas telefónicas a cliente en el primer contacto, aunque no te conozca absolutamente de nada.
  • Por qué mejorar la tolerancia a la frustración no significa aceptar que te den calabazas, y cómo puede convertirse en la clave para aumentar tus ventas. 
  • Qué son realmente las creencias limitantes, y cómo acabar con ellas de una vez y (probablemente) para siempre.
  • Por qué tener una fuente de nuevos contactos es clave, y cómo conseguirla. 
1 sesión de coaching de 75 minutos cuesta 60€
3 sesiones de coaching de 75 minutos cuestan 159€ (53€/sesión)

Si tienes una empresa y un equipo comercial, puedo ayudarte.

A través de sesiones de Mentoring para equipos comerciales.

Estas sesiones están enfocadas a empresas con equipos de venta. En estas sesiones hablamos de cosas como:

  • Las 2 claves para mantener a tu equipo motivado cada día.
  • Por qué el aumento de la empatía, la confianza y hacer buenas preguntas a los clientes son esenciales para vender más y mejorar la eficacia en tu proceso comercial.
  • Cómo gestionar de forma eficaz la resiliencia, gestión del “no” y el control emocional de los agentes comerciales.
  • Por qué el mercado frío es tan importante para llegar a muchos más clientes y cómo encararlo de forma óptima.
  • Diseño de argumentarios y técnicas probadas de cierre.
  • Cómo hacer de forma eficaz y eficiente la llamada telefónica en frío.
  • Cómo segmentar y aplicar el embudo de ventas de forma de forma fácil y rápida. 
  • La razón por la que dar las cosas por supuesto te está haciendo perder ventas cada día.
  • Cómo mejorar la gestión de la atención al cliente y hacer que te recomienden.  
La sesión de Mentoring para Empresas dura 3 horas y cuesta 399€
jordi-telf

¿Y ahora qué?

Ahora que hemos terminado con las presentaciones, vamos a lo que de verdad importa. Al fin y al cabo, esto va de mejorar tus ventas. ¿Qué te parece si agendas una reunión (gratuita) conmigo, y te explico cómo puedo ayudarte?

Si no te encaja ninguna de las horas disponibles, puedes enviarme un mensaje vía whatsapp al +34 657 38 51 54 y buscamos un hueco en la agenda.

  • ¿Cómo me vas a ayudar? Con sesiones de Coaching 1 a 1 o Mentoring de Empresa. En ambas utilizo el método GROW. Si quieres más detalles, mejor agenda una reunión conmigo y te lo explico. 
 
  • ¿Cuantas sesiones dura? Hay procesos que pueden durar una sesión y otros que pueden durar 10. El proceso es flexible y yo ofrezco la posibilidad de contratar 1 sesión o de contratar 3 sesiones y luego se puede alargar si es necesario.
 
  • ¿Será complicado si no tengo ni idea de vender?
    La idea «no tengo ni idea de vender» aunque la sientas como real, puede no serlo. Te ayudaré a descubrirlo. Aumentar tus ventas requiere que pongas acción que tu mism@ vas a elegir para vender más.
 
  • ¿Qué perfil de personas le pueden sacar más partido a este servicio? Cualquier persona que quiera vender sus productos o servicios. 
 
  • ¿Hay garantía? No. No te puedo garantizar que consigas lo que te has propuesto. Yo te asesoraré y ayudaré a crear tu plan de acción, pero la acción debes tomarla tú. 
 
  • ¿Funciona conmigo?
    Si pones compromiso en el plan de acción, tus posibilidades de éxito, se multiplicarán.
 
  • ¿Es una buena inversión? Si quieres aprender en profundidad técnicas probadas de venta, conocer y superar las creencias limitantes que te impiden llegar donde quieres, y crear tu propia hoja de ruta para conseguir tus objetivos(y descubrir lo extraordinariamente rentable que resulta todo ello), yo te enseñaré cómo. A partir de ahí, tienes que decidir tú. 

Albert Lozano
Entrenador Personal y Emprendedor

Lesya Prymak
Enfermera

«Mis sesiones de coaching con Jordi fueron realmente enriquecedoras. Tenía altas expectativas y Jordi las superó. Gracias a su trabajo muy organizado y el acompañamiento profesional que me ha brindado durante estos meses he conseguido alcanzar varios objetivos que tenía atascados. Me ha ayudado mucho a avanzar en mi proyecto personal. Recomiendo 100% a Jordi como coach.»

Clémentine Guiberteau
Directora del departamento de marketing y comunicación en la multinacional Armacell Ibérica

Suscríbete a mi lista de correo y recibe el audio 3 Acciones para mejorar tus ventas desde ya.

100% libre de spam.

El responsable es Jordi Llorens Naspleda y la finalidad es enviarte información que pueda ser de tu interés. La legitimación es gracias a tu consentimiento y los datos que me facilites estarán ubicados en los servidores de Mailer Lite. Por supuesto tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviando un email a jordi@jordillorens.net. Más información en política de privacidad.